Blog de rrivera1988

Justicia para niños, niñas y adolescentes.

Fundamentación de la  evolución normativa nacional e internacional en materia de derechos de niñez y adolescencia.

Desde el punto de vista jurídico legal ha sido de suma importancia venir adaptando los derechos de los niños, niñas y adolescentes a medida que el mundo y la sociedad evoluciona. En razón de esto se sobreentiende que lo que se podría considerar un derecho para un niño hoy en día no fuere así hace cincuenta años, por ejemplo hoy en día se salvaguarda el derecho de los y las menores a tener una identidad, un nombre y un apellido, a estar debidamente inscritos en el registro del estado civil de las personas, así las cosas podemos determinar que si la sociedad evoluciona, el derecho en pro de la niñez lo ha hecho también. En razón de esta idea ha sido necesario adaptar la normativa nacional e internacional a las nuevas realidades a las cuales ahora se enfrentan los niños, niñas y adolescente, salvaguardando siempre el interés superior del menor, en este punto es importante hacer énfasis que el interés superior del menor no siempre estará verdaderamente representando por su padres o tutores en razón de esto la normativa legar nacional e internacional ha tenido que establecer que la opinión del menor deberá ser tomada en cuenta, ha cierta edad, cuando se estén tomando decisiones que le vayan a afectar directamente, todo esto es parte de la necesidad de cambio, de evolución que ha experimentado el derecho.

En el contexto del interés superior del niño, la Convención Internacional de los Derechos del Niño establece su protección en cualquier trabajo que obstaculice su desarrollo integral, y ubica a niñas, niños y adolescentes como principales destinatarios de las políticas sociales. Esto deja claro que la sobrevivencia económica de la familia no puede ser excusa para justificar el trabajo infantil. No es a las niñas, niños y adolescentes a quienes compete suplir las carencias familiares.

Aunque la concepción del niño en el plano psicológico, ético y jurídico ha evolucionado, la realidad económica y social que dio lugar a la idea del niño como propiedad o recurso económico persiste y sirve de sustento ideológico a la práctica del trabajo y la explotación económica de millones de niñas, niños y adolescentes en todo el mundo.

El período de desarrollo que va de los seis a los doce años, tiene como experiencia central el ingreso al colegio. A esta edad el niño debe salir de su casa y entrar a un mundo desconocido, donde aquellas personas que forman su familia y su mundo hasta ese momento, quedan fuera. Su éxito o fracaso en este período va a depender en parte de las habilidades que haya desarrollado en sus seis años de vida anteriores. Este hecho marca el inicio del desarrollo del niño como persona en la sociedad a la que pertenece, la cual hace exigencias que requieren de nuevas habilidades y destrezas para su superación exitosa, y es, a través del colegio, que se le van a entregar las herramientas necesarias para desenvolverse en el mundo adulto.

Debido a estas situaciones hoy en día contamos una normativa nacional e internacional mas completa, mas científica, mas moral y humana, apegada a las cambiantes necesidades de los niños , niñas y adolescentes, sin embargo el camino por recorrer aun es grande, falta un gran trabajo de concientización con la sociedad en general y las familias en particular.

Las diferentes normas internacionales referentes al derecho de las niñas, los niños y los adolescentes están refrendadas a través de la adhesión a estas normas a través del procedimiento que nuestras leyes establecen, una vez realizada esta adhesión, todos los funcionarios públicos involucrados en la administración de justicia o que de alguna forma tengan que ver con la aplicación de las normas de protección o de garantía para los niños, niñas y adolescentes deberán, de forma inevitable, apegarse lo mandatado por esta normativa internacional, deberemos aplicarla tal cual sea una ley nacida de nuestra asamblea nacional.

Considero que el primer frente sobre el que debemos trabajar a fin de garantizar más y mejores derechos para nuestra niñez es la educación, soy fiel creyente que la educación es capaz de cambiar al mundo para bien, así las cosas la primer acción a realizar, según mi criterio, sería una campaña de concientización sobre los derechos de la niñez y adolescencia, pero encontrar el mecanismo para llegar directamente a los padres de familia, al hogar, que es el primer entorno donde se desarrollan los menores y así garantizar que desde la casa empoderaremos a nuestra niñez, además de que haremos participes del cambio a los adultos encargados de salvaguardar la integridad de nuestros niños, niñas y adolescentes.   


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: